Siempre Jovenes

LA MÚSICA QUE GUARDAMOS EN EL CORAZÓN

LA SOLEDAD

LA SOLEDAD

De pronto por aquel hermoso camino, ancho, lleno de flores y pájaros por donde
solíamos transitar en nuestras tardes doradas, un abismo evitó que siguiéramos juntos, y
cada quien buscó caminos diferentes. Ese obstáculo gigantesco que se interpuso entre
los dos se puede llamar indiferencia, egoísmo, infidelidad, menosprecio, rencor y
muchas cosas mas que a lo largo de los años se fue volviendo mas y mas grande, hoy
cada quien se cuida como puede, no le importa ni le interesa como está su pareja, ni
como está el mundo. Cuando a solas transitamos por nuestro sendero descuidado, no
nos importa nada ni nadie y nos vamos volviendo duros, insensibles, amargos, ásperos.
Se nos llena la mente de preguntas sin respuesta y el alma dura y fría, se recrimina por
qué fue tan buena alguna vez. Como pudiste, nos grita el gélido viento, entregarlo todo,
te partieron el corazón y te congelaron al alma, y sola, como barca en ancho mar, sin
timón, sin rumbo, sin sentido nuestra sombra se refugia en nada.
Que triste es la soledad, vista así con toda la amargura del mundo, pero vamos, aun
tenemos vida, todavía escuchamos en nuestra humilde senda el canto de los pájaros y
los atardeceres son los mismos, llenos de magnificencia. Las promesas de las cosas
divinas no han variado, todavía quedó la esperanza en la caja de Pandora, podemos
disfrutar de la música, de un chocolate caliente, de un abrazo de los amigos, podemos
asombrarnos de la vida de ilustres mujeres y hombres que con tesón y coraje vencieron
peores vendavales, nos queda la libertad, los amaneceres, la poesía, la mística luna
llena, un hermano en la cama de un hospital, la sonrisa de un niño, la voz del viento y
del mar, podemos aprender a pintar, a cantar, a hilvanar palabras para hacer poemas,
viajar a pie o como sea, allí están las montañas, los ríos, vamos no estamos solos. Ella o
el no están a nuestro lado, pero no nos falta el amor, de nuestros hermanos y familiares,
y sobre todo el de Dios que siempre ha estado junto a nosotros.

Aquí le presento cinco recomendaciones para sobrellevar la soledad:

  • 1.- Acéptelo, ruéguele a Dios que le de entereza para aceptar las cosas que no puede cambiar.
  • 2.- Revise toda su vida, pero no encuentre culpables, solo usted puede saber la verdad, no se mortifique con lo mismo, distráigase.
  • 3.- Nunca abandone sus valores ni cambie su estilo de vida, evite las tentaciones, el abandono, los vicios y el libertinaje.
  • 4.- Pida ayuda profesional si cree que no puede salir adelante, confíe su experiencia a grupos o personas que puedan entenderle o que pasan por lo mismo.
  • 5.- Fortalézcase, ordene sus pensamientos, su vida y sus valores, no huya, no busque pareja pronto. Recuerde que somos hijos de Dios, acérquese a el como su Padre y guía espiritual.

La soledad es una maravillosa compañía si aprendemos a llevarla como tal, cuéntele a ella sus proyectos, sus ilusiones, sus penas y tristezas, hágala su confidente, finalmente estará con usted hasta sus últimos días, a menos que aparezca en el oriente una estrellita llena de luz que cambie su vida. Solamente pídale que no deje entrar a la depresión, porque es una bruja fea y mala.

No se olvide escuchar nuestro programa con música que gratifica el espíritu, los sábados
por la tarde, “Sábado de Clásicas” por Radio Nuevo Mundo 96.1 FM. Y si no estamos por la radio, siempre estamos en internet: siemprejovenes.net

Esfuércese por ser feliz.
Atentamente:

Ing. Mauricio Muñoz, Master Web
Pepe Rodas. Textos y producción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *